Entrevista con Blonde Poulain

 
 
Hoy hablamos con Blonde Poulain (Pablo Nicolás Botía), diseñador gráfico y músico.
 
Hay una frase que me gusta mucho de tu EP ‘Madrid Castizo: Cinco relatos sobre la gentrificación y la nueva movida madrileña’ en el primer temaEsgrima, 7 que dice: “Si pisas la Gran Vía verás lo que diseñé”.
 
 
 
 

¿Cómo llega Blonde Poulain a tener proyectos con tanta repercusión?

Empecé mi carrera en el mundo del diseño gráfico en 2014. Acababa de terminar mis estudios en Murcia y me mudé a Madrid para trabajar con la consultora de marca Lambie-Nairn (ahora SuperUnion). Durante mis dos primeros años en la capital, pude participar en el proyecto de rebranding de Movistar con el equipo de marca de Telefónica.

Hay que tener en cuenta que Movistar, según el ranking de Mejores Marcas Españolas 2019 elaborado por la consultora de marca Interbrand, ocupa el segundo puesto, con un valor de marca de 10.000 M€, únicamente por debajo de Zara con un valor de 15.000 M€.

El trabajar con un cliente de estas dimensiones, con mercados tan potentes y diversos como España y Latinoamérica, supuso un desafío increíble. Además del reto de crear una marca relevante y diferencial en todos los mercados en los que opera, Movistar pasó de ser una empresa facilitadora de servicios de telecomunicaciones como Telefonía e Internet, a ampliar su oferta integrada con la plataforma de Movistar+, como creadora y distribuidora de contenidos con el lanzamiento de Movistar Series y #0. El último proyecto en el que colaboré fue el asistente virtual Aura, dentro del sector del IoT (Internet of Things). Así fue como pasamos de la época del “Compartida, la vida es más” con el cielo Movistar que nos unía, al “Elige Todo”, con una visión hacia el futuro de la compañía.

Con este primer proyecto, pude ver como el trabajo en equipo desarrollado en un ordenador durante dos años, salió a las calles, y ocupó todo tipo de soportes comunicativos. De ahí surgió la visibilidad de mis primeros proyectos en el mundo real. A partir de ahí, todo fue más sencillo.

 

¿Quién es realmente Blonde Poulain y por qué últimamente se habla tanto de ti?

Blonde Poulain es el personaje que he creado como marca personal artística. Es un diseñador gráfico, y un músico con influencias de la cultura francesa. Bebe de referencias como la moda, el street-art, el espacio y sus referencias en el mundo del cine, la Nouvelle Vague, la electrónica más French-Touch, el indie-pop, o el hip-hop.

Recientemente estoy compartiendo las colecciones de Benetton que he diseñado junto al director creativo francés Jean-Charles de Castelbajac y todo el equipo humano, con un proceso que va desde la búsqueda de materiales, la creación de la paleta de colores, la elección de la técnica de estampado o bordado, la creación de accesorios y el patronaje por parte de los diseñadores de moda además de la codificación de las prendas para su producción en serie. Esta diversificación multidisciplinar hace que nunca se sepa cuál va a ser el siguiente paso.

 

¿Cuál ha sido tu trayectoria en el mundo de la música y el diseño?

He ido desarrollando ambos proyectos en paralelo. En el mundo del diseño gráfico, continué trabajando con Interbrand al terminar el proyecto de Movistar con Lambie-Nairn. Estuve durante dos años con dos grandes proyectos de rebranding, el de la cadena de restauración americana Foster’s Hollywood, con la activación de marca en el rediseño de los restaurantes o el de la submarca de climatización de la marca japonesa Hitachi, con un Brand Center centralizando todos los materiales de marca (guías de uso y aplicación, assets, templates…).

En la música he ido llevando una carrera en paralelo, sin llegar a planteármelo como mi principal proyecto, pero con resultados interesantes como apariciones en Cadena Ser o Radio 3, participación en las finales de diferentes concursos y certámenes y conciertos y dj-sets junto con Naz Moreno (también diseñador, e integrante de The Jefferson’s además de DJ) por locales de Madrid. Comencé en la música como cualquier chaval, entre corros de beatbox y haciendo freestyle. Así conocí a dos personas clave: Joaquín (director del vídeo ‘Bares de Viejos’) y Jose (co-productor de gran parte de la música de mi próximo proyecto). Actualmente me encuentro trabajando en mi primer álbum profesional, con mi gran delantero centro y productor Carri Rubio, y diseñando la identidad visual corporativa de su estudio. Es el primer momento en el que he conseguido unir mis dos grandes pasiones, y en el que he apostado al 100% por sacar adelante todo lo que estos años he ido aprendiendo de la música y el diseño.

 

Los que te conocen saben que eres muy perfeccionista, ¿Es uno de los puntos clave para llegar a trabajar en proyectos tan grandes?

El hecho de ser perfeccionista, va de la mano de tener una gran ambición, no estancarse ni conformarse con nada. Siempre intento dar lo máximo en cada proyecto, y cuando veo que ha llegado un punto en el que necesito un cambio de aires, me pongo a pensar en los siguientes movimientos. He tenido mucha suerte de rodearme siempre de las personas adecuadas, en el momento justo y tomar las decisiones acertadas. Pero también he estado detrás de esas oportunidades, trabajando constantemente para aprovechar esos momentos.

 

¿Qué te hizo dejar el mundo del branding en España para irte a Italia a diseñar una colección junto con el gran Jean-Charles de Castelbajac?

Me fui a Italia buscando una nueva perspectiva en Fabrica, el centro de investigación cultural del Grupo Benetton creado por el fotógrafo de la controversia Oliviero Toscani. Durante los meses que estuve allí aprendi mucho de Michel Mallard, director creativo. Sobre todo aprendí a apostar por mi talento, e invertir tiempo y dedicación a mis proyectos e ideas. Jean-Charles de Castelbajac llegó a la dirección creativa de United Colors of Benetton con el desafío de renovar la marca y recuperar la identidad icónica de los años 80 y 90 de la marca.

Realicé una propuesta gráfica para la nueva colección, y comencé a trabajar incorporándome casi de inmediato como su mano derecha en el equipo gráfico. Estuve durante un año inmerso en el mundo de la moda, aprendiendo sobre tejidos, técnicas, desfiles, pasarelas, tiendas, e-commerce, fotografía…

Presentamos las colecciones en la Semana de la Moda de Milán, y en Pitti de Florencia donde pude retratar con mi Polaroid a los personajes más estrafalarios y a l@s modelos con la ropa que diseñamos. Para mi ha sido una experiencia increíble trabajar con Castelbajac, un icono de la cultura de la moda en el círculo de personajes tan diversos como Lady Gaga, Virgil Abloh, Drake, Basquiat, Keith Haring o el mismo Papa Juan Pablo II.

Creo que lo que yo he podido aportarle a JCC+ ha sido esa inyección de energía, de tendencia de la calle y actualidad. Aunque él de por sí ya es una persona llena de vida y con una creatividad infinita. Me quedo con la experiencia de todo lo que se ve desde el Backstage y que el gran público desconoce. Detrás de esa estética hay una cantidad de trabajo y una producción en cadena con un gran equipo humano y muchísimas ideas creativas.

 

¿Qué te ha animado a volver a España?

La culpa de que esté en España la tiene Carri Rubio. Me propuso crear mi primer álbum por fases: composición, producción, grabación, mezcla y mastering. Y desde hace un año hemos estado componiendo las 15 canciones que darán forma a mi primer proyecto en solitario, profesional y de manera independiente. Durante este año hemos estado trabajando las armonías, melodías, estructuras, letras y conceptos básicos de las canciones. Ahora estamos en la segunda fase de producción, entrando de lleno en la parte instrumental y vocal de cada canción.

 

¿Cuáles son tus próximas metas dentro del diseño y de la música? ¿Sabemos que estás preparando algo nuevo dentro de la ella, nos podrías adelantar algo?

Con la música tenemos trabajo previsto hasta Junio con todo lo que supone crear un álbum profesional y fuera de los estándares de la Fast Music y la tendencia. Estamos creando algo totalmente único y a medida. Serán 15 canciones divididas en 3 EPs, uno dedicado a la experiencia de la moda con sonidos más club, otro con mis vivencias de amor y desamor con una vertiente más cantautor e íntima, y una última parte con historias espaciales y sci-fi, muy conectadas con la situación actual con sonidos más electrónicos.

¿Quiénes son y qué te aportan The Jefferson’s?

The Jefferson’s son un colectivo de amigos en primer lugar, y diseñadores (gráficos, 3D, artistas plásticos, masters del lettering y la animación…) que me inspiran día a día y me dan la seguridad de que en algún momento uniremos fuerzas para crear un studio multidisciplinar de lo más interesante del panorama.

Fotografía de Calamar Dojo para Maison Poulain – Collage (2021)

Y por último ¿Por qué llevas esas gafas tan feas? 

Llevo unas RayBan clásicas desde hace años, de la misma forma que el Bucket pesquero. Estoy totalmente fuera de la moda establecida, y tengo mis propios códigos icónicos. La estética está sobrevalorada, para mi vale más la autenticidad.

Sabemos que eres una persona auténtica que no le importa lo establecido, tienes tu visión de la vida y la llevas a tu manera, eso quizás te hace especial y por ello dentro de poco, en vez de ver en la gran vía algo que diseñaste, te veamos a ti, con las mismas gafas feas 🙂

Podéis seguirle la pista por su instagram,  @blondepoulain

¿Te gustado? ¡Difunde!